Hacemos promesas por diferentes razones y motivos, que podrán ser más o menos buenos. Algunas promesas las cumplimos y otras no. ¿Por qué hacemos promesas y por qué las cumplimos o no las cumplimos?

Qué nos pasa con las promesas?

Creo que en función de quién nos pide un favor, qué nos pide y en qué circunstancias nos encuentra hay varias opciones:

  • Cumplimos la promesa de manera esperada y en un plazo útil para la persona a la que ayudamos.
  • Cumplimos la promesa pero hemos tardado tanto que al otro ya no le sirve o ya se ha buscado la vida por otro lado.
  • No cumplimos la promesa porque nos olvidamos de ella.
  • No cumplimos la promesa y nos acordamos pero esperamos que el otro no se acuerde. Puede que hasta tengamos mala conciencia por haber prometido algo que no estamos cumpliendo.
  • Cumplimos la promesa en un plazo razonable pero el otro ya se ha buscado la vida por otro lado sin avisarnos. Comprensiblemente este caso puede molestarnos y llevarnos a pensarnos bien si la próxima vez ayudamos a esa persona.
A veces cumplimos las #promesas y a veces no, a veces sirve de #ayuda y otras no. ¿Por qué es así? #PromesasCumplidas Clic para tuitear

¿Por qué hacemos promesas?

Tenemos una predisposición a querer ayudar y sentirnos útiles. Tal vez creas que no es así porque te han dicho que no unas cuantas veces. Pero reflexiona si realmente no te querían ayudar o por alguna razón no podían en ese momento. Es más, por todos los que no pueden o quieren ayudar tendrás en el otro lado de la balanza los que lo hacen porque no saben decir que no; y en medio de la balanza encuentras los que ayudan por gusto.

¿Cuáles son entonces los motivos por ayudar y hacer promesas?

El primer motivo es por supuesto que queremos ayudar. Puede ser porque sí, porque nos apetece. Tal vez sea para congraciarnos con la persona. También es posible que esperemos otro favor a cambio.

El segundo motivo puede ser que no sabemos decir que no. Hacemos la promesa porque no nos atrevemos a decir que no nos apetece, que nos parece demasiado pedir o incluso que creemos que nos podría suponer un problema ético o de otro tipo. Pero piensa que es mejor ser asertivo que luego tener mala conciencia bien porque no hayas defendido tu postura o porque no vas a cumplir la promesa.

Un motivo para hacer #promesas es querer #ayudar pero otro puede ser no saber decir que no. #PromesasCumplidas #asertividad Clic para tuitear
promesas

pixabay.com

¿Por qué incumplimos las promesas?

Podemos alegar falta de tiempo en este mundo tan acelerado. Pero ¿conoces la frase “La falta de tiempo no existe, es falta de interés.”? Aunque te pueda sonar drástico, hablemos sin tapujos. Nuestra energía es limitada y el día tiene 24 horas. Cuando faltamos a una promesa en el fondo se debe a que más o menos conscientemente hayamos decidido dedicar nuestro limitado tiempo y energía a otra cosa que nos importa más.

Otra razón, como he mencionado antes, puede ser que el favor que nos piden nos suponga un problema. Se me ocurre como ejemplo que te piden entregar su currículo en tu empresa o recomendarles a alguien. Puede que sea un querido familiar o amigo pero discrepas con su forma de trabajar. Por ello, no te sentirías a gusto recomendándole en tu trabajo. Por eso, antes de incumplir lo prometido porque el favor contradiga tus valores o creencias por ejemplo, piénsate bien si hacer la promesa.

¿Conoces la frase, “la falta de tiempo no existe, es falta de interés”? Antes de hacer una #promesa, piensa si vas a poder cumplirla. #PromesasCumplidas #Faltadetiempo Clic para tuitear

¿Qué pasa cuando incumplimos promesas?

Si no vamos a poder cumplir una promesa por la razón que sea, es mejor no hacerla. Así nos evitamos la mala conciencia de incumplirla. La mala conciencia, aunque intentemos ignorarla, supone una carga mental. Nos acordaremos una y otra vez hasta que solucionemos el problema.

Es verdad que no aceptar la petición de ayuda también nos puede causar mala conciencia. Si es así, pregúntate si podría tener que ver con tu autoestima y tu miedo a caer mal a la otra persona. Si esa persona no respeta tu decisión tal vez no diga mucho de la calidad de vuestra relación.

Además de la posible mala conciencia, incumplir promesas puede afectar adversamente la confianza que inspiramos a otras personas. La confianza se construye lentamente pero se puede destruir muy rápidamente, perjudicando nuestra imagen personal y profesional.

Incumplir #promesas nos puede causar #malaconciencia y afectar adversamente a nuestra #imagen personal y profesional. #PromesasIncumplidas #Confianza Clic para tuitear
confianza

pixabay.com

¿Seguro que quieres hacer esa promesa?

Por todo lo dicho, antes de lanzarte a prometer algo, plantéate algunas preguntas.

¿Cuál es mi motivo para hacer la promesa?

¿Quiero caer bien a la otra persona, no sé decir que no o realmente quiero ayudar? A veces nos emocionamos en una conversación y ofrecemos nuestra ayuda sin pensar, sin reflexionar qué supone el favor.

¿Me voy a tomar tiempo para cumplir la promesa?

Dentro de mis responsabilidades y prioridades ¿me importa lo bastante la persona que me pide ayuda y lo que me pide para poder cumplir con lo prometido? ¿Me gustaría ayudar pero el favor requiere mucha inversión de tiempo del que no dispongo?

¿La promesa me puede suponer algún problema?

Como he mencionado antes, en ocasiones una petición de ayuda nos puede suponer un problema ético o profesional. Antes de hacer la promesa, reflexiona si el asunto está alineado con tus valores y circunstancias.

Preguntas clave antes de hacer una #promesa: ¿Cuál es mi motivo? ¿Me voy a tomar tiempo para cumplir? ¿Me puede suponer algún #problema? #PromesasCumplidas #Integridad Clic para tuitear

Qué hacer cuando hiciste una promesa que no puedes cumplir

Al principio mencioné que tal vez tengamos la esperanza de que el otro se haya olvidado. Pero habida cuenta de la mala conciencia que tal vez nos cause no haber cumplido con lo prometido y la posible pérdida de confianza si el otro no se ha olvidado, sugiero actuar.

Si hiciste una promesa pero no vas a poder cumplirla por el motivo que sea, te recomiendo comentárselo al otro. La espera, esperanza e incertidumbre de si te van a ayudar son peores que una pequeña decepción fruto de la honestidad. Piensa que la otra persona tal vez buscaría una solución por otro lado si supiera que no le vas a poder ayudar.

Si no vas a poder cumplir una #promesa, avisa a la otra persona. Mejor la breve decepción de la #honestidad que la #incertidumbre y espera. #PromesasIncumplidas Clic para tuitear

¿Cómo te va con las promesas?

Tiendes a hacer promesas sin saber si las vas a cumplir? sea por complacer, por no ser asertivo o por la emoción del momento.

Antes de hacer una promesa ¿reflexionas si realmente quieres y puedes ayudar?

¿Tienes promesas inclumplidas que pesan sobre tu conciencia?

¿Has perdido la confianza en una persona porque ha incumplido una o varias promesas?